jueves, 27 de mayo de 2010

POLICÍA UNIVERSAL/ Eric F. Luna

      Buck Rogers

    Y de pronto, aquí me encuentro: inmerso en plena redada intergaláctica, corriendo valle abajo por las arenosas tierras ocres de un planetucho de tercera, cuyo nombre nunca aprendí a pronunciar, pero que recuerda vagamente al sonido de un escupitajo.
    Ya hace mucho que un grupo de Krôms me liberaron de aquel agujero de mala muerte en el que se había convertido mis cincuenta metros de protección oficial, mi hipoteca a treinta años, mi matrimonio insulso y monótono y mi par de hijos idiotas... ¡Un segundo!
    ¡Prrfff! Jejeje, no hay nada como despachurrar la cabeza de uno de estos seres repugnantes a los que intentamos someter por la fuerza. Son como ácaros del polvo, pero de unos dos metros de altura. No es nada equiparable a la lástima lo que siento al apretar el gatillo del desatomizador de partículas y deshacer sus jetas en una impresionante explosión de vivos colores y viscosos fluidos.
    Como decía, ya hace varios años que los Krôms, dueños y señores de la mayor parte del cosmos conocido, me sacaron de aquel infierno por medio de una abducción rutinaria y me forzaron a alistarme en las filas de la Policía Universal. Desde entonces tengo un objetivo en la vida: Aplicar la Ley y la Moral Cósmica y mandar de vuelta, al terreno de lo inexistente, a toda aquella forma de vida que se niegue a seguir nuestras reglas. Pronto habremos instaurado la Paz y la Libertad en todo el universo... Pronto, muy pronto. En cuanto exterminemos a todos estos seres subdesarrollados y aprovechemos todos los recursos que nos brindan sus mundos vírgenes.
    Jajaja... Si mi familia pudiera verme ahora... ¡Prrfff! ¡Muere cerdo!
    La Tierra figura entre los próximos objetivos de los Krôms. Me muero por ver la cara de mi mujer cuando la tenga justo en el punto de mira. Veremos entonces quién es el vago inútil que no sirve para nada.



Eric F. Luna
blog: