jueves, 10 de junio de 2010

Ángel González González

 
 
Ángel González González: es lo que pongo al final de mis escritos cuando considero que ya no se puede hacer más con ellos y que más o menos están acabados. También es lo que pone en las cartas que me envía el banco cuando quieren que les pague algo y no entienden que no es que uno no quiera pagar, sino que, el que suscribe, considera que ya ha pagado bastante. Pero me equivoco: uno nunca pagará bastante esta inquietud que ya me ha costado tener que cambiar el teclado del ordenador en más de una ocasión. Etcétera, etcétera.