lunes, 27 de septiembre de 2010

EN LA CASA DE LOS JACINTOS


Estuve en La Casa de los Jacintos. Se presentaba en Madrid la revista-antología Plan 9 del Espacio Exterior, publicada y gestionada por la peña de Vinalia Trippers. Fue un día de reencuentros. El cansancio no me permitió quedarme mucho tiempo, pero el rato que estuve disfruté mucho de la conversación con diferentes autores y amigos. Se trata de un grupo heterogéneo donde prima, por encima de todo, es el respeto y el cariño. No es la primera vez que coincidimos y eso hace que cada vez que nos juntamos, haya más proyectos y más aplausos en la sala. Las cosas, en términos generales, nos están saliendo más o menos bien. Volví a ver a mi gran amigo Mario Crespo, con el que tenía ganas de charlar de nuevo. Juntos vimos la nueva victoria del Real Madrid de Mourinho. J.A. Barrueco, la enciclopedia literaria andante. Cuánta sabiduría en 70 kilos. Conocí por fin a Alfonso Xen Rabanal, otro grande de la escena leonesa con el que me escribo desde hace años pero que hasta ayer no había tenido oportunidad de charlar en persona. Una persona estupenda, de esas que deberían ser ejemplo para todos, su dignidad y lucha es encomiable. Vicente Muñoz, otro buen escritor con el que tuve el placer de charlar. Ángel González, con su ironía fina y una sonrisa de oreja a oreja gracias a 4 de agosto, una sonrisa bien merecida. Javi Belinchón, siempre con una palabra amable y una recomendación literaria bajo el brazo. Estuve también con M.A. Martín, fascinante dibujante. Lucas, que organizó el sarao con la ilusión de un niño pequeño. Gente que dignifica la cultura. Y, cómo no, Gsús Bonilla y Esteban Baco, dos personas increíbles que te dan un abrazo y sabes que te están inyectando fuerza y ganas. Dos de esas personas que pelean la cultura a cada paso. Por muy desconocidos que sean, poco a poco, van sacando la cabeza y ya hay proyectos literarios en forma de libro a la vista. La antología de relatos de músicos y un poemario que se tintará canario. Me gustan estos encuentros. Me gusta ver que la gente no se detiene, que sigue adelante pese a las hostias del camino. Por ese motivo, me alegro mucho de estar cerca de ellos, porque su fuerza me anima a seguir adelante. Aunque haya que trabajar un domingo. Gracias por todo. Y que viva Vinalia Trippers, coño!


Clifor

1 comentario:

Voltios dijo...

cagúen la puta que envidia, y no pude estar