lunes, 9 de agosto de 2010

¿El primer pulp?

La historia vale más que el papel en el que se imprime.
-- Frank Munsey
 
 
1.- ¿El primer pulp?
       La primera revista de pulps no ha sido aún identificada como tal, aunque probablemente apareció durante la última década del siglo diecinueve.
       Bebiendo directamente de las fuentes de las "Dime Novels" o novelas de a diez centavos, que habían presentado al mundo a héroes de la talla de buffalo Bill o Nick Carter, el formato pulp presentaba novelas y relatos -acompañados por decenas de anuncios- en un nuevo formato: 7 x 10 pulgadas (25,4 x 17,7 cm), unas cien páginas impresas en papel basto, barato y sin guillotinar, fabricado a partir de pulpa de madera, llamativas portadas a todo color y un precio que rondaba los veinticinco centavos.
      No obstante, poco se sabe de esos primeros intentos, que han acabado por ser olvidados por el público. En opinión de la mayoría, la revista que cuenta con el honor de ser considerada como el primer "pulp magazine" es The Argosy.
     Todo comenzó en Diciembre de 1882 con una revista semanal en formato de periódico, llamada The Golden Argosy, fundada por Frank A. Munsey. Su contenido era de lo más variopinto, ofreciendo narraciones, seriales, artículos e incluso páginas de humor. En opinión de Munsey, las clases menos privilegiadas no podían permitirse adquirir los excesivamente costosos libros, y existía un importante mercado en el campo de la literatura publicada en ediciones más baratas.
       En Diciembre de 1888 el nombre de la revista cambió a The Argosy, aunque el formato y el contenido continuaron siendo los mismos, alejándose bastante del que acabaría por hacerle famoso.
      Tomemos por ejemplo ese primer número que adoptó el nombre de The Argosy, publicado en formato tabloide el 15 de Diciembre de 1888: contenía los seriales "The Prisoners of the Cave" de Oliver Optic "My Friend Smith" de Talbot Baines Reed "The Two Rivals; or, The Road to Fame" (anónimo), "The Gold of Flat Top Mountain" de Frank H. Converse, "Bob Lovell, The Young Fireman of the Ajax" de Edward S. Ellis ó "The Giant Islanders", de Brooks Mc Cormick, además de algunas páginas de humor, artículos, o un editorial que explicaba el cambio de nombre de The Golden Argosy a The Argosy.
      El número siguiente, del 5 de Enero de 1889, incluía un material similar -se repetía el editorial sobre el cambio de nombre- y comenzaba un nuevo serial del por entonces popular  Horacio Alger: "Jacob Marlowe's Secret".
       En Abril de 1894 el magazine se convirtió en mensual, y cambió su formato a revista standard. Durante dos años -hasta 1896-, The Argosy mantuvo contenidos similares a los hasta entonces ofrecidos, con la salvedad del cambio de formato y la mejora de su precio: daba la sensación de que Munsey buscaba una fórmula, y creía haber acertado en la forma, pero aún no estaba seguro del contenido. Por fín, en el número de Diciembre de 1896, The Argosy cambió a formato pulp y comenzó toda la revolución de los pulps.
 

2.- Nuevos contenidos y nuevas revistas
       Junto con el revolucionario nuevo formato, Munsey presentaba en su revista un nuevo tipo de relatos, cuyo contenido variaba entre la aventura y la primitiva ciencia ficción, convirtiendo a su revista en lo que se ha venido a denominar el primer "all-fiction pulp magazine"
      En aquellos años destacaron algunos autores, tales como Frank Aubrey/Fenton Ash, que escribió cierto número de "romances científicos" comenzando con "The Devil Tree of El Dorado" (1896). Argosy, además, reimprimió su "Queen of Atlantis" en 1899 como serial de "razas perdidas". Otro fue A. Laurie, con su serial de Ciencia Ficción "A Month in the Moon", publicado entre Febrero y Agosto de 1897.
      Park Winthrop escribió sobre un pueblo en el interior de la tierra en "The Land of The Central Sun," que se serializó en Argosy en 1902, como un claro precedente a la posterior saga de Pellucidar de Burroughs.
      William Wallace Cook creó a los "robots" en su serial de Ciencia Ficción para Argosy de 1903 "A Round Trip to The Year 2000; or a Flight Through Time". Cook fue el primero en conseguir reeditar su trabajo en volúmenes de tapa dura... si exceptuamos a las ediciones de H. G. Wells, claro.
      Viendo la enorme aceptación de su producto, a comienzos de 1900, Munsey funda tres nuevas revistas mensuales de pulps en tres años consecutivos: All-Story Magazine en 1905 (que se convertiría en semanal en 1914 bajo el nombre de All-Story Weekly), The Scrap Book en 1906 y The Ocean en 1907 (que cambió su nombre a The Live Wire a comienzos de 1908).
      En Septiembre de 1908, The Live Wire fue absorbido por The Scrap Book y, al mismo timepo, se separó de su sección de ficción creando un magazine nuevo, llamado The Cavalier. The  Scrap Book continuó cuatro años más, hasta acabar siendo absorbido por The Cavalier, que pasaría a semanal como Cavalier Weekly, hasta que en Mayo de 1914 se fusionó con All-Story Weekly para formar All-Story-Cavalier Weekly, nombre que no duró, pues la revista volvió a llamarse All-Story Weekly en 1915. Fue precisamente en All-Story, a lo largo de todos sus nombres y fusiones, donde surgieron los autores más destacados, que acabarían consagrándose en Argosy.
 
      Mientras tanto, The Argosy, en Octubre de 1917, regresó a la periodicidad semanal, adoptando el nombre de The Argosy Weekly, y entonces, en el número del 17 de Julio de 1920, se fusionó con All-Story Weekly, convirtiéndose en el mítico Argosy All-Story Weekly.
      Durante las décadas de los 20 y 30, la revista vivió su época dorada, publicando la obra de los autores más reclamados, y presentando unos contenidos apasionantes, centrados principalmente en las series de aventuras, lugares exóticos y terrores inimaginables. Algunos de esos autores, y las series que realizaron para Argosy, merecen algo más que una breve reseña. Burroughs, por ejemplo, dio comienzo a las aventuras de "Sword&Planet" con su ciclo de Marte, siendo imitado por Milne Farley en su ciclo de "Radio Man", "Radio Planet" y "Radio Beasts", así como por Ray Cummings y sus diversas sagas sobre el universo del átomo dorado y la princesa Tama. 
  

3.- Un coloso del pulp: Abraham Merrit
      Una de las figuras más destacadas de la revista Argosy, fue sin duda, Abraham Merrit, que ha pasado a la historia como uno de los grandes de la literatura pulp; ya hemos hablado de él largo y tendido, en su capítulo correspondiente: especializado en novelas de aventura fantástica y "razas perdidas", y fascinado por las culturas arcaicas y milenarias, Merrit poblaba sus novelas de mujeres de sensual hermosura y exóticos parajes.
      Como casi todos los grandes fichajes, de Argosy, Abraham Merrit se estrenó en la revista All-Story, en el número del 21 de Noviembre de 1917, con el relato fantástico "Thru the Dragon Glass".  En él, el protagonista, Jim Herndon, accede mediante un misterioso espejo, a un universo fantástico y onírico, en el que se enamorará de la hermosa Santhu, y donde habrá de pelear contra el mostruoso Rak para conseguir regresar. A este primera novela, siguió "The people of the pit", un relato de horror ártico -y razas perdidas, claro-, que fue publicado en All-Story el 5 de Enero de 1918.
      Pero el auténtico lanzamiento de Merrit tuvo lugar con su relato corto "The Moon Pool", presentado por vez primera en All-Story, el 22 de Junio de 1918. Muy en linea de los Mitos de Cthulhu que Lovecraft estaba a punto de crear, Merrit sugería la presencia de extrañas deidades alienígenas en las ruinas del Nan-Matal, en la Polinesia. Fue tal el éxito que obtuvo, que acabó escribiendo una continuación, "The Conquest of Moon Pool", publicada en All-Story en seis episodios, a partir del 15 de Febrero de 1919.
    Le seguirían "Three lines of old Frech", una fantasía sobre un suceso de la I Guerra Mundial, publicado en All-Story, el 9 de Agosto de 1919, y "The Metal Monster", una aventura fantástica protagonizada por el doctor Throckmartin, el protagonista ed "The conquest of the Moon Pool", que Merrit publicó ya en Argosy, en ocho episodios a partir del 7 de Agosto de 1920. De esta novela se publicó una versión diferente en Science and Invention, en 1927, bajo el título "The Metal Emperor".
     Tras cuatro años de inactividad en el campo de la ficcón Merrit presentó la que para muchos es su obra maestra: "The Ship of Ishtar", que publicó Argosy en seis episodios, a partir del 8 de Noviembre de 1924.
      Posteriormente vino "The Face in the Abyss", un relato de ciencia ficción con numerosos elementos fantásticos y sobrenaturales.  Originalmente publicado como novela corta en Argosy All-Story, el 8 de Septiembre de 1923. Merrit escribiría más tarde una secuela, "The Snake Mother", que publicó Argosy, en siete episodios, a partir del 25 de Octubre de 1930.
      Con "Seven Footprints to Satan", Merrit probó con un relato de misterio y sectas ocultas que pugnaban por controlar el mundo. Muy en la linea de las novelas de Fu-Manchú, y El craneo viviente de R.E. Howard. Publicada como serial de cinco partes en Argosy All-Story, a partir del 2 de Julio de 1927. Le siguieron "Dwellers in the Mirage", el último y más destacado trabajo de Merritt en cuanto a literatura fantástica. (Argosy, 5 episodios, 23/1/1932) y las dos novelas "Burn, Witch, Burn", (Argosy, 6 episodios, 22/10/1932) y su continuación "Creep, Shadow!", (Argosy, 6 episodios, 8/9/1934). En ellas, Merrit embarcaba a héroes modernos -un gangster, un médico, un profesor y u explorador- en una desesperada lucha contra las fuerzas de la hechicería, encarnadas por madame Mandilip -en la primera- y su antiguo compañero, el Señor de Ys -en la segunda-.
      "Creep, Shadow!" fue el último trabajo de Merrit para Argosy, y, sin duda, uno de sus últimas obras de calidad. Tras realizar tres pequeños trabajos para el Fantasy Magazine -uno de ellos, un relato en colaboración con H.P. Lovecraft, R. E. Howard, C.L Moore y F. Belnap Long-, Abraham Merrit falleció en Agosto de 1934.


4.- Edgar Rice Burroughs


 
       Edgar Rice Burroughs fue, junto con Abraham Merrit, el mayor descubrimiento de los editores de Argosy y All-Story, y al igual que él, ha merecido un capítulo aparte en nuestra página. No obstante, y dado que su trayectoria apareció intimamente ligada a Argosy, hemos creido que merecía la pena volver a hablar de él. Burroughs había comenzado a escribir a comienzos de 1911, una novela ambientada en el planeta Marte, influenciado por las teorías populares del astrónomo Percival Lowell. El relato era tan improbable que lo firmó como "Normal Bean", que significaba que no estaba loco. Burroughs lo envió a Thomas Newell Metcalf, editor de All-Story, que lo aceptó al momento. Metcalf cambió el título a "Under the Moons of Mars" y lo publicó en seis entregas de Febrero a Julio de 1912.
       Metcalf se olía su potencial y sugirió a Burroughs que escribiese una historia larga siguiendo las pautas de la Leyenda Artúrica. Burroughs escribió obligado un romance gótico titulado "The Outlaw of Torn" que All-Story rechazó y se acabó vendiendo a Street & Smith's New Story Magazine en 1914.
       Había comenzado una tercera historia "Tarzan of the Apes" en Diciembre de 1911 y la terminó en Mayo de 1912. Metcalf la publicó de una sola vez en un ejemplar de All-Story, en Octubre de 1912. Borroughs recibió 700 dólares, con lo cual decidió que se dedicaría a escribir a tiempo completo. Esta decisión resultó fortalecida por el nacimiento de su tercer hijo, John Coleman Burroughs (28 de Febrero de 1913), que acabaría ilustrando doce de las primeras ediciones de su padre.
      A partir de entonces, el nombre de Burroughs se asoció al de Tarzán y -en menor medida- al de John Carter de Marte. Se convirtió en una auténtica máquina de hacer dinero para sus editores, y, buen negociante como era, consiguió los derechos de sus novelas para su posterior publicación en libro. Con la fusión de Argosy con All-Story, Burroughs pasó a publicar en la revista, la gran mayoría de las historias de Tarzán, además de algunas de John Carter y sus últimas sagas, como la de Venus.
      Según parece su primer trabajo publicado en Argosy All-Story Weekly, fue en Febrero y Marzo de 1921 serializando en 7 partes -hasta Marzo de ese mismo año-, "Tarzan the terrible".
 
     A partir de entonces, Burroughs alternaría la primera publicación de sus obras entre las revista Argosy All-Story Weekly y The Blue Book, -las primeras del mismo editor- presentando obras como "Chessmen of Mars" (Argosy, 2-3/1922) "Tarzan and the golden lion" (12/1922- 1/1923), "The moon maid" (5-6/1923), "The Red Hawk" (Argosy, 12/9/1925), "Tarzan and the City of Gold" (Argosy, 3-4/1932), "The pirates of Venus" (9-10/1932), "Lost on Venus" (3-4/1933), "Tarzan and the Magic Men" (Argosy, 19/9/1936), "Seven Worlds to Conquer" (Argosy, 1-2/1937), "Carson of Venus" (Argosy, 1-2/1938), "The Red Star of Tarzan" (Argosy, 3-4/1938), "The Synthetic Men of Mars" (Argosy, 1-2/ 1939), o su último trabajo para la revista: "The quest of Tarzan" (8-9/1941). Pero no todo era de color de rosa, pues al pobre Edgar le salió un imitador que durante algunos años se convirtió en una figura casi tan popular como él: Otis Adelbert Kline.

5.- ¿Un clon de Burroughs?
      Y ahora llegamos al curioso caso de Otis Adelbert Kline, considerado durante muchos años como el principal competidor de Edgar Rice Burroughs. Una competición que comenzó -y acabó- en las páginas de Argosy.
      A pesar de que escribían para las mismas publicaciones (Argosy, All-Story y Weird Tales) y filmaban sus adaptaciones al cine con los mismos estudios, Kline siempre dijo que no intentaba competir con Burroughs. Según él, admiraba al autor, y era justo ese entusiasmo por aquel tipo de historia, lo que le inspiró a crear su propio universo de peligrosos planetas, poblados por intrépidos viajeros estelares y estimulantes sirenas. Kline publicó además muchos relatos y novelas de ambiente oriental, que hallarían su hueco en otras revistas de pulp, como Oriental Stories o su continuadora Magic Carpet.
       La cosa comenzó en Argosy, claro está, en 1929, cuando se publicó su primera novela "Planet of Peril", que iniciaba su saga de Venus, "homenajeando" la saga marciana de Edgar Rice Burroughs. La portada, de Robert A. Graef, y las ilustraciones interiores del clásico Roy Krenkel, ayudaron bastante a considerarla como una especie de "clon" de novela de Burroughs: es decir, era una novela de Burroughs, pero sin Burroughs.
     Aquel mismo año, y dado el éxito obtenido, Kline repetiría con la novela "Maza of the Moon", a la cual seguiría, en el número de Argosy del 12 de julio de 1930, la novela "Spawn of the comet".
     Como quiera que el público demandaba más "pseudo-Burroughs", Kline se anima y publica en Argosy, en 1930, la segunda novela de su serie de Venus: "Prince of peril", que obtuvo un éxito tal, que le llevó a pensar en "homenajear" otros ciclos burroughsianos.
     De manera que, ni corto ni perezoso, presenta dos nuevos personajes: Tam, son of the tiger -en Weird Tales- y su homónima femenina "Jan of the Jungle", en Argosy, en 1931, con portada de Robert A. Graef e ilustraciones de Stephen Holland.
      Holga decir que para entonces, Edgar Rice Burroughs, se encontraba bastante molesto con las actividades de este escritor, que amenzaban con devaluar seriamente su producción personal. Como una especie de venganza perversa, Burroughs presenta al público en 1932 una nueva saga planetaria, protagonizada por Carson Napier, y ¡ambientada en Venus, como el ciclo de Kline! Su obra, "Lost on Venus", sepublicó en Argosy, al igual que sus inmediatas continuaciones.
      Parece que Kline no se lo tomó demasiado mal, pues entre 1932 y 1933 publicaría en Weird Tales, como serial de 6 partes, la tercera parte de su ciclo venusiano: "Bucaneers of Venus", que contaría con portadas del ilustrador favorito de Burroughs: Allen St. John.
      No obstante, es posible que algo sí le afectara -es curioso que publicara su tercera parte en Weird Tales, en lugar de Argosy-, pero en lugar de arrugarse, procedió a crear una nueva saga, esta vez ambientada ¡En Marte! En 1933, Kline presentó ante los lectores de Argosy a Jerry Morgan, el intrépido héroe de "The Swordsman of Mars" y "The Outlaws of Mars" y obtuvo un éxito inmediato. "Excitación, vívida imaginación, y fuertes conflictos humanos componen esta fantástica novela completa sobre las aventuras de un terrícola en el planeta rojo." Eso decían los editores por entonces, aunque según muchos la descripción es válida aún en día.
      Pese a todo, el afán homenajeador de Kline se estaba agotando, y sus posteriores trabajos para Argosy serían aventuras de corte Oriental, como "The fang of Amm Jemel", que publicó Argosy en su número del 9 de Marzo de 1935, o "Call of the savage", publicada en Argosy, muy posiblemente en 1937, y del cual se rodaría una película.
 

6.- El doctor Kildare y El Zorro
      Otro de los autores que despuntaban en Argosy por aquel tiempo, fue Max Brand, cuyo verdadero nombre era Frederick Faust. Fue el autor más popular de pulps del oeste, además del creador de las historias del célebre personaje, el Doctor Kildare, que en España acabarían siendo publicadas en la Biblioteca Oro de Molino. La primera historia de Brand sobre El Doctor Kildare apareció en Argosy: en "Internes Can't Take Money" asistimos al secuestro del joven doctor para operar a un gangster herido, lo cual le plantea serios dilemas morales.
       El tratamiento de Brand de los médicos combinaba el realismo, las crisis personales, el romance, y un tratamiento realista de la extenuante vida de los jóvenes profesionales de la medicina. Muchos de los relatos mostraban el crecimiento moral de su joven protagonista, que poco a poco iba adquiriendo dureza personal y una especial dedicación a su profesión, cualidades con las que los lectores podían sentirse identificados durante los años de la depresión.
       Al igual que ocurrió con Tarzán de Burroughs, el personaje de don Diego de Vega y su alter-ego El Zorro, fue creado en la revista filial de Argosy: All Story, un par de años antes de que ambas revistas se fusionaran. El escritor Johnson McCulley fue el responsable, entre otros trabajos, de la creación y desarrollo del popular Zorro, cuya primera aventura, "The Curse of Capistrano" (1era parte, de 5), vio la luz el 9 de Agosto de 1919 en la revista All-Story. Los siguientes cuatro episodios de la aventura serían publicados en los números del 16, 23, 30 de Agosto y 6 de Septiembre de All-Story, obteniendo un apoyo absoluto por parte de los lectores. Esta primera aventura, sería refundida posteriormente en un libro con distinto nombre: "The Mark of Zorro". Había nacido un clásico.
 
       El retorno del personaje tuvo lugar varios años después, ya en la revista Argosy. "The further adventures of Zorro" -que sería refundida en libro como "Zorro and the pirate raiders"- fue publicada en los números del 6, 13, 20, 27 de Mayo y 3 y 10 de Junio de 1922, obteniendo una respuesta aún mejor que su primera aventura.
       No deseando encasillarse en un personaje, McCulley no retornó al vengador oscuro hasta 1931, año en que Argosy publica en cuatro episodios "Zorro rides again", en sus números del 3, 10, 17 y 24 de Octubre.
       A partir de entonces, McCulley recurriría al Zorro con más asiduidad, presentando "Zorro Saves A Friend" en Argosy el 12 Noviembre de 1932, "Zorro Hunts A Jackal" en el número de Argosy del 22 de Abril de 1933, "Zorro Deals With Treason"  en el del 18 de Agosto de 1934, y el serial de dos partes "Mysterious Don Miguel" publicada -por Argosy, claro está-, en 1935.
       La última aventura de El Zorro publicada en la revista, fue "The Sign of Zorro", que se serializó en cinco números, el 25 de Enero, 1, 8, 15 y 22 Febrero de 1941. No era el final del personaje, que aún continuó publicándose en otras revistas, pero para entonces el Argosy comenzaba uno de sus períodos más oscuros, y perdió al personaje.
 


7.- Los años finales
      En Octubre de 1929, bajo la nueva dirección de William T. Dewart, y en una maniobra bastante extraña, The Argosy se mezcla con el Munsey's Magazine para después separarse inmediatamente en dos revistas distintas - Munsey's All-Story Magazine y Argosy Weekly, nombre bajo el cual continuaría hasta Noviembre de 1941, absorbiendo All-American Fiction por el camino, en la época en que la frecuencia de salida cambió de nuevo a bimestral, y el nombre volvió a ser Argosy. Fue una buena época, en la cual se publicaron la mayor parte de los clásicos que circularon por la revista: las últimas obras de Merrit, Burroughs, Kline, Ray Cummings y McCulley se publicaron en esta etapa.
      A partir de entonces, el cuadro no está muy claro. Algunos coleccionistas sugieren que la frecuencia pasó a mensual en Marzo de 1946, momento en el cual el nombre de la revista cambió una vez más, en este caso a The New Argosy, con un posterior cambio a The New Golden Argosy en 1961, con algunos números sueltos con el sólo nombre de Argosy entre medias.
      De todos modos se conocen algunos ejemplares con el nombre de The New Argosy que datan de 1942, mientras que algunos examinados, publicados en los 50 e incluso en los 70, ostentan el simple título de Argosy. El Magazine continuó hasta Junio de 1974, fecha en que cerraría definitivamente.

extraído de: Los Pulps

1 comentario:

Awixumayita dijo...

Me he enamorado de la portada de The Sea Girl. A ver si logro hacerme con un ejemplar :)