jueves, 15 de enero de 2015

VINALIA TRIPPERS: RESISTENCIA IMPRESA. Entrevista en Culturas 24, por Jesús Palacios.



Vicente Muñoz Álvarez habla sobre el último número del veterano fanzine, dedicado al 'western'

En un panorama cultural y literario en el que la letra impresa está desapareciendo a pasos agigantados, ante el avance imparable de pantallas a menudo llenas de nada, una de las citas más esperadas por los amantes del papel es siempre la aparición de un nuevo número de Vinalia Trippers, el veterano fanzine que se ha convertido en publicación de culto, gracias a su diseño exquisito, su increíble plantel de colaboradores y su empeño en no rendirse ante el imperio de lo virtual ni ante los avatares de una crisis que lo es tanto o más de ideas e imaginación como económica. Con motivo de la reciente aparición de su número 13 -siempre un buen número-, dedicado al western y que cuenta con colaboraciones de nombres como José Ángel Barrueco, Kike Turrón, David González, Toño Benavides, Ana Curra, Pablo Gallo oMiguel Ángel Martín entre otros muchos indispensables, hablamos con Vicente Muñoz Álvarez (León, 1966), escritor, editor, poeta, cinéfago y alma incombustible de esta arriesgada publicación eternamente moderna.

Para quienes no lo conozcan... ¿Qué es exactamenteVinalia Trippers?

Un fanzine de relatos ilustrados para adultos, de carácter independiente y subterráneo, que editamos en León desde 1996. La premisa ha sido siempre la misma: servir de plataforma a un tipo de autores y textos que por ser considerados políticamente incorrectos, bien por su estética, intención o temática, no suelen encontrar acomodo en las revistas, editoriales y suplementos culturales oficiales.
Editamos nueve números en grapa y papel hasta 2001, manteniendo el sello de Producciones Vinalia Trippers para presentaciones de libros y otras actividades paralelas, y retomamos el proyecto en 2007 con un libro homenaje, la antología de relatos Tripulantes: Nuevas aventuras de Vinalia Trippers, que coordiné con el poeta asturiano David González y que publicó la editorial Eclipsados. Desde entonces hemos editado otros cuatro números, ya monográficos sobre temas concretos, y ahora mismo el 13, dedicado al salvaje oeste, que hemos titulado 'Duelo al sol' y reúne colaboraciones inéditas de un centenar de autores.

Producciones Vinalia lleva ya un montón de años aguantando... ¿cómo lo consigue?

Bueno, yo creo que por la ilusión que le ponemos al tema y por haber tenido siempre claro que nadie más que nosotros nos mediatizaría, que nuestro proyecto es absolutamente altruista e independiente, que funcionamos sin publicidad ni subvenciones y que editamos por amor al arte nomás, sin periodicidad fija, por pura vocación y placer, sin presiones de ningún tipo.

Este es ya el número 13, un número afortunado, dedicado al western en el sentido más amplio. ¿Cómo surgió la idea de homenajear este género tan peculiar?

Después de haber dedicado los tres números anteriores al cine y la literatura de ciencia ficción ('Plan 9 del espacio exterior'), de terror ('Trippers from the crypt') y quinqui ('Spanish quinqui'), quisimos hacer un guiño al salvaje oeste (más al de Sergio Leone que al de John Ford, más al del fango que al de las praderas), que es otra de nuestras influencias reconocidas. El género encaja, por lo demás, perfectamente en nuestra estética: al margen de la ley y los dictados de las modas, críticos y en la frontera, siempre insumisos y con el hacha de guerra en la mano...

Como siempre, el plantel de colaboradores es impresionante. A lo largo de los años, no solo se han mantenido nombres fijos sino que se han incorporado otros nuevos igualmente potentes. ¿Qué les da Vinalia para no perderse un número?

Como decía antes, ilusión, básicamente eso. Y espíritu de camaradería y equipo. Mimar a los autores, contagiarles nuestro entusiasmo y buenos latidos, hacerles sentir de la casa y miembros de la tripulación. Creo que ese en el fondo es el secreto. En realidad, no somos sólo un fanzine, somos un gran colectivo de autores con una ideología y estética afín, que remamos todos en el mismo barco y dirección, sin escalafones ni jerarquías, por amor a cierto tipo de literatura y arte. Y eso se nota en cada número y se contagia a los colaboradores.

Encontramos también como siempre cuentos, no-ficción, cómic, poesía, ilustración, incluso una fotonovela... Todo orgánicamente interconectado en algo que es casi un auténtico objeto de arte. ¿Qué función desempeña el diseño en todo ello?

Muy importante, sin duda. Desde el principio tuvimos muy claro que no queríamos ser una revista literaria al uso. Y también que nos interesaba el mestizaje y la hibridación de estilos y géneros, no sólo el literario en sentido estricto, también el cómic, la ilustración, el cine, la música, etc. Somos todo lo contrario a puristas y somos, además, fetichistas a muerte: nos gusta que nuestra revista refleje nuestra base y sustrato cultural, todo lo que hemos mamado y vivido, tanto la alta como la baja cultura. Y el diseño es básico para marcar las distancias y aportar nuestro sello de identidad. Nos sentimos mucho más deudores de las revistas pulp y contraculturales que de las puramente literarias. De ahí que incluyamos cómic, ilustración, fotonovelas, entrevistas o ensayos, sin olvidar que somos básicamente, eso sí, una revista de relatos. Incluso el suplemento de poesía que acompaña a la revista, 'Poemash', tiene esa estética underground que tanto nos gusta, muy alejada de la forma habitual de presentar la poesía por estos pagos.

En cierto modo, Vinalia es un nexo entre la modernidad que estalló en los 80 en España y su momento actual, pasando por el indi de los 90... ¿Existe esa continuidad o es una impresión mía?

Totalmente de acuerdo. Comenzamos a editar en los 90 influenciados, como te comentaba, por la estética contracultural de los 70 y 80. Revistas como Star, Ajoblanco y sobre todo El canto de la tripulación, nuestro referente inmediato, han estado siempre presentes. Crecimos con ellas y no tenemos ningún pudor en reconocer nuestras influencias. Pero nos hemos ido acoplando a los nuevos tiempos y medios, por supuesto, manteniendo siempre nuestras señas de identidad.

En este número, hay también un pequeño homenaje a una figura fundamental y fundacional de la contracultura española: Leopoldo María Panero...

Sí, así es. Dedicamos el suplemento 'Poemash' en esta ocasión a los indios pieles rojas, marginados y estigmatizados como pocos, y al mismo tiempo quisimos rendirle un homenaje a Leopoldo María Panero, recientemente fallecido, símbolo de resistencia y de lucha. Y titulamos el libro como uno de sus poemas, 'Deseo de ser piel roja', incluyéndolo en la antología. El suplemento se abre con una fotografía magnífica de Leopoldo María por José Ramón Vega, en la que el poeta esgrime, a modo de hacha de guerra, un cigarro encendido en su puño izquierdo cerrado.
Es el tercer 'Poemash' monográfico que dedicamos a un autor español, después de los de Raúl Núñez y El Ángel. Tres poetas malditos donde los haya, sobre todo los dos primeros muy poco conocidos aún, que merece la pena rescatar del olvido.

¿Qué papel crees que juega un proyecto como Vinalia en estos días un tanto oscuros para la cultura en nuestro país?

Un símbolo de resistencia. Una prueba de que se puede hacer algo digno al margen de los dictados de Babilonia y las modas. Un ejemplo de anarquismo bien digerido y de colectividad libremente organizada.

Como auténtica publicación guerrillera, en la tradición fanzinera, Vinalia Trippers tiene su propio circuito de distribución... ¿Dónde podemos conseguirlo?

En nuestro blog:http://vinaliaplan9espacio.blogspot.com.es/ figuran los puntos habituales de venta en varias ciudades. Aunque lo más efectivo y rápido, para los que no lo encuentren en la suya, sigue siendo el correo: vinaliatrippers@yahoo.es Lo mandamos rápidamente y sin gastos de envío.

Una última pregunta, a título más personal: sabemos que estás preparando una nueva entrega de Cult movies, el libro que publicaste con la desaparecida editorial Eutelequia hace cuatro años... ¿Para cuándo estará?

Estoy ultimando ya las correcciones y espero que salga pronto, cuestión de unos meses. Otra de mis grandes pasiones, sin duda, el cine de culto. Os mantendré informados.